Disciplinas Vampíricas v3.9

31 diciembre 2008

Autor: Alfonso Baturne.

Valioso compendio de Disciplinas en formato PDF que todo buen Narrador sabrá apreciar. Nada menos que 113 páginas repletas de poderes con los que martirizar a tus sufridos jugadores. Si juegas a vampiro, bájatelo YA. Actualizada constantemente (última versión a 9 de Noviembre de 2001).

Descargar

Anuncios

Los Clásicos

31 diciembre 2008

Desde que salío hace ya más de 25 años -que se dice pronto- el archiconocido “Dungeons & Dragons” muchos son los juegos que han caido en las manos del ávido rolero. Unos con gran éxito, otros dignos de olvidar, todos con el loable intento de divertir al respetable.

Pero empecemos por el principio.

Dungeons & Dragons, el primero (y el último)

Este es el clásico de los clásicos, el primero y para algunos aun no superado, mejor juego de rol de todos los tiempos. Los jugadores encarnan a curtidos guerreros, hábiles ladronzuelos, y carismáticos magos, recorriendo tierras inexploradas y saqueando mazmorras llenas de todo tipo de bichos a los que “Destrozar & Despachar”.

Al contrario de lo comunmente aceptado, no fue Gary Gygax el creador de D&D sino Dave Arneson. D&D era inicialmente una variante de “Chainmail”, un reglamento para wargames de miniaturas, que al fin y al cabo era a lo que se dedicaba TSR (su compañía) allá por el 73. El juego fue un completo éxito, y al poco vio la luz la versión “Advanced”, cuya autoría fue completamente atribuida a Gygax, dejando al margen a Arneson, como despúes sucedería con el propio Gygax en la segunda edición del juego.

El verano del año pasado salió en EEUU la tan esperada 3ª Edición, y a pesar de su elevado coste (se necesitan tres libros para poder jugar), en pocos meses se ha convertido en el juego de rol más vendido de todos los tiempos.

El Señor de los Anillos (también conocido como MERP, Middle Earth Role Playing o algo así)

Aunque el antiguo D&D tenía como base a muchas de las criaturas de Tolkien, fue Iron Crown Entrerprises (ICE) la que adaptó este clásico de la fantasía a las mesas de juego. Basado en el complejo sistema Role Master, ICE hizo un magnífico trabajo de documentación y trasfondo, sacando al mercado multitud de ayudas de juego que hacían las delicias de todo aficionado a la Tierra Media. ¿Quien puede resistirse a conocer a Elrond, el señor de Rivendell? ¿Quien no ha soñado pasearse por Lórien el bosque del eterno verano y conocer a la mismísima Galadriel? Y es que el gustillo ese que tiene esta ambientación es difícil de superar.

Su diseñador S. Coleman Charlton fue también el creador del citado Role Master, y posteriormente se encargaría de las reglas del juego de cartas coleccionables del Señor de los Anillos.

Hace dos años que salío en nuestro país de manos de La Factoría la nueva edición de este clásico. Por cierto la última que ofrece ICE, ya que recientemente ha perdido los derechos para sacar material sobre el mundo de Tolkien.

La Llamada de Cthulhu (o como triunfar sin ser un juego medieval)

Este magnífico juego rompe con la tradición medieval de espada y brujería y se sumerje en las más terribles pesadillas del enfermizo H. P. Lovecraft, escritor atormentado por sus propias pesadillas, tan vívidas y horribles que fueron la base para toda una corriente literaria denominada “Cuento Materialista de Terror”. Los jugadores encarnan a investigadores de lo sobrenatural de los locos años 20, presos de los terrores alienígenas brotados de la calenturienta mente del escritor de Nueva Inglaterra y su círculo de amigos.

Toda una bocanada de aire fresco (o malsano según se mire) que hará las delicias de los que disfrutan con los bituminosos horrores que deberían permanecer ocultos a los ojos de la humanidad…

El padre de la criatura: Sandy Petersen, de la compañía Chaosium. Su principal colaborador: Lynn Willis. Primera edición en los EEUU allá por 1981. El juego va ya por la edición 5.5 que ha publicado La Factoría (como no) en nuestro país.

Vampiro (El Juego Narrativo de Horror Personal)

Hace como tres décadas más o menos, la escritora Anne Rice vuelve a poner de moda a los no muertos con “Entrevista con el Vampiro”. Su novela actualiza el antiguo mito, y servirá como base a uno de los juegos de rol más populares de todos los tiempos.

El encanto de los señores de las tinieblas es indiscutible; son poderosos, enigmáticos y treméndamente atractivos… ¿A quién no le gustaría ser un vampiro aunque sólo fuera por unos siglos de nada? Pues eso mismo pensaría Mark Rein-Hagen, el creador del bicho allá a principios de los 90.

Ahora puede distinguirse un antes y un después del juego. Para algunos representa el inicio de la tercera generación de los juegos de rol. ¿Qué en qué se diferencia de la segunda y primera?

Pues todo cambia. Se otorga la máxima importancia a la ambientación, los personajes y a la historia. Los dados, las reglas y las tablas son relegados a un segundo plano, al servicio de una buena narración. Se pone un énfasis especial en que los personajes tengan un trasfondo detallado, motivaciones y una personalidad definida, especialmente los personajes jugadores. Lo mismo ocurre con las aventuras que aquí llaman “historias”; se describe su estructura, su ritmo, cómo crear atmósfera, cómo enlazar argumentos, cómo diseñar la trama, recursos narrativos a disposición del “Narrador” (en sustitución de Master), etc, etc… En Vampiro -y esto es una gran revolución- la historia se crea alrededor de los personajes, y no al revés. Es decir, los personajes son el principio, centro y final de toda la crónica; son los protagonistas de la película.

Con Vampiro, el juego de rol pasa a ser menos “juego”, para ser más “contar una historia entre todos”, demostrando que el género ha alcanzado ya una cierta madurez.

¡Eh! No has dicho nada de [pon tu juego favorito aquí]

Muchos son los juegos que han pasado por nuestro país, pero los que realmente han sido un “boom” de verdad creo que son estos. “La Leyenda de los 5 Anillos” dentro de poco podría estar en esta lista, ya que aun es demasiado pronto como para considerarlo un clásico, y juegos como Traveller o Rune Quest no han tenido la suficiente aceptación y popularidad a pesar de su indiscutible calidad. Muy difícil es encontrar a un rolero que no haya jugado a ninguno de estos juegos, y muchos son los que se han “criado” con ellos (yo incluido). Ellos no morirán, perdurarán en el tiempo mientras el rol tal y como lo conocemos siga existiendo. Y me refiero al ROL de verdad: a ese que se juega con los amigos alrededor de una mesa, y que no necesita electricidad para funcionar, sino sólo un poquito de imaginación, y ganas de divertirse.

A buen entendedor…

Nota: Este artículo fue publicado en Noviembre de 2001.